SOBRE BACH Y SUS SEIS SUITES (Para cello solo)

SOBRE BACH Y SUS SEIS SUITES (Para  cello  solo)

Después  que  su  renuncia  fue  aceptada  y  por  lo  tanto  obligado  a  dejar  la  corte  de  Weimar  sin  el  más  mínimo  reconocimiento,  J.S.Bach  entró  en  1717  al  servicio  de  la  corte  de  Cöthen  como  maestro  de  Chapelle.

En  dicho  período  existía  en  la  residencia  del  príncipe  una  orquesta  de  por  lo  menos  unos  18  músicos  y  según  comentarios  del  propio  Bach  el  príncipe  mismo  era un  buen  músico  activo  pues  tocaba  el violín,  la  viola  de  gamba  y  el  clave  además  de  componer  y  cantar.

Por  lo  tanto  las  obligaciones  de  Bach  eran  muy  diferentes  que  las  de  su  puesto  anterior,  aquí  no  tenía  que  tocar  el órgano, ni  componer  música  religiosa  para  el  servicio  del  domingo,  pues  la  corte  no  tenía  necesidad  de   esta  actividad.  Por  el  contrario  aquí  debía  componer  música  instrumental,  dirigir  la  orquesta  que  era  la  predilección  del  príncipe.

La  música  de  cámara  en esta  período  era  en  general  para  un  instrumento  solo  y  el  bajo  contínuo.  La   estructura  y  lenguaje  melódico  era  de  gran  influencia  italiana,  sobre  todo  de  Arcangelo  Corelli.  Bach  cultivó  este  género  y  posteriormente  lo  perfeccionó  de  una  manera  personal  y  genial  que  fue  suprimiendo  el  bajo  contínuo.  Es  así  como  nace  este  tipo  de  obras para  instrumentos  típicamente  melódicos  y  sin  acompañamiento.

Conocedores  de  la  vida  del  Gran  Cantor,  musicólogos  de diversa  índole,  coinciden  en  que  Bach  en  este  período  escribió  muchísimas  obras  de  esta  característica,  para  un  instrumento solo,  pero  que  gran  cantidad  ha  desaparecido.  Sólo  trece  han  llegado  a  nuestros  días,  que  son  las  tres  sonatas  y  tres  partitas  para  violín  solo,  las  seis  suites  para  violoncello  solo  y  la  partita  para  flauta  sola.  Obras  que  van  en  el  catálogo  B.W.V.  desde  el  1001  al  1003 t todas  fueron  compuestas  alrededor  de  1720.

El  fenómeno  de  crear  obras  para  instrumentos  monódicos  con  la  obligación  de  hacer  el  bajo  contínuo  y  al  mismo  tiempo  el  tejido  armónico  representa  un  esfuerzo  intelectual  gigantesco,  pensar  que  solo  Bela  Bartok  y  Zoltan  Kodaly  emprendieron  un trabajo  semejante  en  nuestro  siglo  y  anteriormente  aunque  con  menor  interés  musical  Paganini  en  el  violín.

Comentando  del  violín  no  cabe  duda  de  que  Bach  conoció  al  violinista  alemán  Nicolás  Bruhms  que  tocaba  dobles  cuerdas  y  además  acompañándose  con  el  pedal  del  órgano  lograba  el  efecto  de  una  pequeña  orquesta.

De  esta  situación  a  la  genial  idea  de  Bach  hay  muy  poca  distancia.

Las  suites  como  su  nombre  lo  indica son  una  sucesión  de  trozos  musicales  de  origen  francés,  es  algo  similar  a  las  partitas  de  origen  italiano.  En  la  época  eran  conocidas  también  como  sonatas  de  cámara  en  contraposición  de  las  sonatas  de  iglesia  que  eran  compuestas  por  cuatro  movimientos  de  carácter  lento,  rápido,  lento,  rápido.  Las  sonatas  de  violín  solo  son  de  esta  característica.

La  suite  se  remonta  al  Renacimiento  con  los  laudistas  italianos  que  elaboran  sucesión  de  danzas  (una  de  paso  y  una  de  salto).  Después  sufrieron  diversas  transformaciones  e  influencias  de  los  franceses  y  alemanes.

Gracias  al  compositor  Froberger  quedó  constituida  así:  Allemanda,  Courante,  Sarabanda  y  Giga.  Así  en  el  siglo  XVII  ésta  fórmula  era muy  común  y  se  le  agregaban  entre  la  Sarabanda  y  la  Giga  algunas  sucesiones  de  danzas.

Las  suites  de  cello  no  se  sabe  a  ciencia  cierta  cómo  fueron  escritas  y  ejecutadas  dadas  sus  dificultades.  Algunos  musicólogos  piensan  que  fueron  escritas  para  el  virtuoso  de  la  viola  de  gamba  Ferdinand  Abel  (1682-1761)  solista  de  la  orquesta  de  Cöethen  en  el  mismo  período  de  J.S.Bach.

Por  otra  parte  el  manuscrito  original  no  ha  sido  encontrado  aún  y  sólo  existe  un  manuscrito  de  Ana  Magdalena,  la  segunda  esposa  de  Bach,  de  la  cual  salen  todas  las  ediciones  posteriores.  Cabe  destacar  que siempre  existen  dudas  y  errores  sobre  este  manuscrito,  lo  cual  hace  muy  dificultosa  la  puesta  de  acuerdo  de  los  diferentes  intérpretes.

Desde  el  aspecto  formal  las  suites  para  cello  responden  a  la  suite  inglesa  para  clavecín  escrita  en  la  misma  época,  en  todas  existe  una  larga  introducción  (preludio)  y  después  el  esquema  fundamental  de  Foberger,  ya  citado,  más  dos  danzas  elegidas  libremente.

Sin  duda  el  preludio  es  la  parte  más  profunda  e  interesante  musicalmente,  recuerdan  los  trozos  para  órgano  y  ninguno  sigue  una  regla  establecida.  Los  hay  con  pasajes  rápidos  y  escalísticos  casi  como  una  improvisación,  los  hay  como  trozos  de  conciertos  con  características  contrastantes  y  como  oberturas  de  estilo  francés,  con  un  lento  y  después  una  fuga.

ALLEMANDA.  Según  las  reglas  de  la  suite  son  danzas  de  origen  Alemán  y  en  general  de  un  carácter  más  bien  pesado.  En  el  caso  de  Bach  han  conservado  dicha  característica  con  ritmos  binarios,  tempo  moderado  y  anacrusa  muy  breve.

Hay  que  destacar  que  en  la  época  de  Bach  esta  danza  ya  no  se  bailaba  y  pertenecía  a  un  recurso  de  la  música  culta,  con gran  riqueza  imaginativa.

COURANTE.  Son  en  general  la  segunda  danza  y  es  de  origen  Francés,  más  veloz.  También existía  en  la  época  una  contrapartida  italiana  llamada  Corrente,  que  es  mucho  más  veloz  que  la  versión  francesa,  algunas  por  su  construcción  rítmica  son  más  próximas  a  la  idea  italiana.  Una  característica  de  esta  danza  es  que  la  nota  anacrúsica   es  igual  a  la  primera  nota  del  compás  siguiente.

SARABANDA.  Majestuosa y elegante  es  en  general  el  calificativo  de  esta  danza  que  es  fundamental  en  las  suites  de  Bach.  Su  origen,  un  poco  discutido  es  que  es  hispano-morisco,  que  representa  un  carácter  apasionado  y  erótico.  Fue  prohibida  por  dichas  características  por  el  Rey  Felipe II.

Una  vez  que  fue  expandida  por  el  resto  de  Europa  se  transforma  una  música  lenta  y  pausada,  así  es   como  forma  parte  de  las  suites.

DANZAS  LIBRES  o  danzas  galantes  como  se  las  llamaba  en  Alemania  son  un  agregado  a  la  suite  un  poco  posterior.

En  las  suites  de  Bach,  en  la  primera  y  segunda,  fueron  elegidos  dos  minuets,  danza  francesa  común  en  los  ballets  del  1700,  con  la  característica  del  segundo,  siempre  en  tonalidad  menor.  En  la  tercera  y  cuarta  suites  Bach  eligió  también  una  danza  de  origen  francés  un  poco  más  cuadrada  con  acentos  por  compás  y  anacrusas  de  diversos  valores.  Están  incluidas  por  Bach  en  la  forma  más  pura  de  danza  alegre  y  popular.  Es  la  Bourré.  En  la  quinta  y  sexta  suites  Bach  incluye  otras  danzas  de  origen  francés.  Las  gavotas  que  para  su  época  ya  habían  sufrido  transformaciones  y  eran  danzas  refinadas  de  la  Corte.  También  con  espíritu  chispeante  y  alegre.  Es  interesante  señalar  que  Bach  pone escondida  en  la  segunda  gavota  de  la  sexta  suite  una  Mussette,  danza  francesa  también  que  parodiaba  en  alusión  directa  a  la  cornamusa,  que  siempre  se  escucha  un  bajo  o  a  la  quinta  una  nota  repetida,  produciendo  un  efecto  verdaderamente  hermoso.

GIGUE.  Esta  danza  es  la  más  veloz  y  con  espíritu  conclusivo  de  las  suites.  Es  una  danza  de  origen  inglés  con  la  característica  de  anacrusa  y  ritmos  generalmente  de  un  sonido  largo  y  otro  breve,  lo  cual  le  da  una  estructura  de  dos  por  uno,  o  sea  una  danza  de  carácter  ligero  y  pleno  de  buen  humor  que  aportan  todo  el  espíritu  conclusivo  de  la  Suite.

Las  Suites  de  Bach  muestran  no  sólo  un  interés  musical  sino  que  requieren  de un  depurado  manejo  instrumental  por  sus diversas dificultades,  no  sólo  en  las  escritas  para  cello,  sino  también  en  las  escritas  para  la  viola  pomposa  (quinta  Suite).  Transcripta  posteriormente  por  el  propio Bach  para  Laud.  También  en  la  sexta  suite  que  fue  compuesta  para  un  instrumento  pequeño,  similar  al violoncelo  pero  que  contaba  con  seis  cuerdas.  Todo  esto  en  el  violoncelo actual  presenta verdaderas  dificultades  de  índole  técnica  en  los  pasajes  veloces,  en  las  dobles  cuerdas,  resoluciones  armónicas, acordes, etc.

Las Suites  de  Bach  fueron  conocidas  desde  su  creación;  en  el  siglo  pasado  existieron  diversas  ediciones,  por  ejemplo  R.  Schumann  las  publicó  con  un  acompañamiento  de  piano  de  su  invención ;  también  diversos  violoncelistas  famosos  en  su  tiempo  y  conocidos  por  sus  métodos  de  estudio  del  instrumento  tales  como  Dotzauer,  Sebastián  Lee,  Davidoff,  y  también  en  nuestro  siglo  Malkim,  Alexanian,  Fournier,  etc.  hicieron  sus  ediciones,  motivos  que  deben  ser  consultados  por  todo  aquel  que  intente  abordar  un  trabajo  serio  y  respetuoso.

Así  y  todo  siempre  fueron  tomadas  como  parte  del  estudio  del  violoncelo  y  no  obras  de  real  y  profunda  importancia  música  hasta  que  gracias  el  gran  maestro  PABLO  CASALS,  quien  después  de  estudiarlas  diez  años  las  fijó  definitivamente  en  el  nivel  que  le  corresponden  y  merecen.

Más  recientemente  vinieron  disputas  entre  “los  puristas”  y  los  que  piensan  con  carácter  “evolutivo”  de  las  artes.  Los puristas  ejecutan  las  obras  con  instrumentos  de  la  época  los  textos  tal  cual  fueron  escritos.  Los de  carácter  evolutivo,  piensan  en  agregar  todo  cuanto  sea  posible  en  el  manejo  técnico  y  sonoro  en  los  instrumentos  de  hoy  para  realizar  una  interpretación  más  profunda  y  ennoblecedora.

Pensemos  que  un  creador  echaba  mano  a  lo  que  disponía  y  no  quiere  decir  que no  deseara  o  imaginara  algo  mejor.  A  veces  a  mis  discípulos  yo  les  digo  que  no  viajo  en  diligencia,  ni  me  pongo  peluca  para  escuchar  al  Gran  Cantor  y  estoy  convencido  de  que  de  vivir  hoy  el  gran  Bach  sería  un  compositor  de  vanguardia  y  amaría  a  los  Beatles.

Sin  duda,  el  estudio  serio  y  tenaz  de  las  Suites  de  Bach,  ayudará  a  un  mejoramiento de  sus  cualidades  musicales  a  cualquier  instrumentista  más  allá  de  sus posibilidades  y  evolución  técnica.

El hecho  de  escucharlas  reiteradamente,  como  también  ejecutarlas,  influye  en  lo  más  profundo  del  ser  humano  al  punto -y  de  esto  estoy  realmente  convencido-  que  la  calidad  de  la  persona  mejora  notablemente.  Es  decir  que  quienes  las  abordan  podrán  proyectar  en  ellas  y  gracias  a  ellas  lo  más  hermoso  de  su  ser.

Quienes  practican  Bach  asiduamente  siempre  marcarán  diferencia  entre  un  instrumentista  y  un  buen  músico,  ya  sea  profesional  o  aficionado.

Sin  lugar  a  dudas  quienes  escuchan  con  atención  al  GRAN  CANTOR  aumentarán  su  sensibilidad  y  profundizarán  su  capacidad  auditiva  a  todo  el  espectro  musical.

No  puedo  dejar  de  citar  al  gran  artista  PAUL  TORTELIER  quien  en  su  momento  me  las  enseñó  y  transmitió  ese  profundo  amor  por  la  música  de  Bach,  que  no  es  otra  cosa  que  el  amor  y  respeto  sublime  por  el  ser  humano  y  como  él  me  decía: “Cantando,  leyendo  y  respetando  el  texto,  prestando  atención  a  la  música,  melodía,  ritmo,  modulación  y  tocando  brillantemente,  poéticamente,  religiosamente,  estamos  seguros  del  buen  camino  elegido”.

En  el  año  dos  mil,  en  el  mes  de  febrero
LEO VIOLA
Violoncellista

Updated: marzo 8, 2014 — 2:34 pm
Leo Viola: violoncellista y maestro © 2014 Frontier Theme